La docente Nelly Valbuena está encargada de dos proyectos de Vinculación con la Sociedad. El primero de ellos trata de difusión científica en convenio con la Escuela Politécnica Nacional, quienes a su vez han desarrollado proyectos de investigación con distintas poblaciones y se han encargado de crear herramientas para que los pobladores puedan aplicarlas en sus comunidades.

Lo que la Carrera de Comunicación Social de la Universidad Politécnica Salesiana hace es convertir esas investigaciones y creaciones en videos educativos y científicos; son pequeños vídeos para las comunidades y también para la plataforma web de la EPN.

Por otro lado, se encuentra el más reciente proyecto llamado Sí, pero no ¿Qué mismo es el amor tóxico?

Este es un proyecto que  recoge y analiza los resultados de una investigación realizada en el Perú sobre la violencia en las relaciones de pareja. La investigación tuvo lugar en el hermano país, en 34 Universidades, específicamente en las Facultades de Administración de Empresas. Este proyecto es financiado por la GIZ  (Deutsche Gesellschaft fur Internationale Zusammenarbeit – Cooperación Alemana para el Desarrollo) en Perú y se encuentra en su segunda fase.

Sobre esta iniciativa de investigación, la docente Valbuena afirma:

“Lo que nosotros vimos aquí, fue la necesidad de sensibilizar a la comunidad universitaria entorno al tema de la violencia contra las mujeres en las relaciones de pareja, es por eso que se desarrolló un proyecto de vinculación que tiene como eje de acción, la movilización en las universidades;  estuvimos en la PUCE en la Universidad Central, y en la Salesiana tanto en el Campus Sur como en el Girón”.

Son trece los estudiantes de octavo semestre que forman parte de este proyecto, 10 mujeres y 3 hombres que cursan sus prácticas IV. Básicamente lo que se busca es que los chicos y las chicas entiendan que la violencia contra las mujeres es lastimosamente naturalizada, aceptada y que es más común que lo que nosotros pensamos. Hay muchas prácticas, como por ejemplo, revisarte el celular, controlar tus amistades, o controlar tu forma de vestir, que son también formas de violencia, y que en muchos casos terminan en violencia física, puesto que  van siguiendo este círculo violento.

Comenta Nelly que los mitos sobre la  violencia han sido un punto clave dentro del trabajo realizado, por ejemplo: se dice que “cuando tomas alcohol te vuelves más agresivo”, muchos de los chicos dan como verdadera a esta premisa. Sin embargo no necesariamente sólo quien toma es violento, o sólo quien consume drogas puede atentar contra alguien, es así como se inicia con un proceso de concienciar, y se les invita a los estudiantes a firmar un compromiso de no aceptar ningún tipo de violencia en el caso de las mujeres, ni tampoco practicarla; y en el caso de los hombres, de no ejercer ninguna práctica violenta en contra de sus parejas.

Se puede encontrar más información y formar parte activa de esta maravillosa campaña  en Facebook. Hay que buscar la página Sí,pero no. No hay que olvidar que es un proyecto orgullosamente difundido por estudiantes de nuestra carrera,   quienes permanentemente manejan las actividades de movilización.

Ellos generaron la imagen, todas las piezas comunicativas, videos, tarjetas, organizaron el foro, hicieron la convocatoria que no precisamente fue para personas de la universidad sino también para personas externas a ella, y que por cierto acogieron muy bien a la iniciativa. En el evento para difundir el proyecto participaron estudiantes del Colegio  Manuela Cañizares, de la UTE, de la Udla etc.

No se dejó de lado tampoco a los docentes involucrados quienes brindaron una charla metodológica, y que a la vez están muy interesados en continuar con esta labor: “aquí la idea es que esa investigación realizada en el Perú, se replique en Ecuador, mediante convenio interinstitucional con la Universidad San Martin de Porres”.

Redacción Coralía López